linkedin

  • Inicio
  • Valorización Energética

Valorización Energética

VÍDEO DE CEWEP sobre la valorización energética de residuos

 

 

La valorización energética de residuos en instalaciones de incineración y coincineración están sujetas a la aplicación de la Directiva 2000/76 de incineración y coincineración que señala en su artículo 6.5 -condiciones de explotación- que las instalaciones de incineración y coincineración se diseñarán, equiparán, construirán y explotarán de modo que impidan emisiones a la atmósfera que provoquen una contaminación atmosférica significativa a nivel del suelo; en particular, los gases de escape serán liberados, de modo controlado y conforme a las normas comunitarias aplicables sobre calidad de la atmósfera, por medio de una chimenea, cuya altura se calculará de modo que queden protegidos la salud humana y el medio ambiente.

También, que el calor generado por el proceso de incineración o coincineración se recuperará en la medida en que sea viable. Sin embargo, en el II Anexo de la Directiva 2008/98 se recoge que las operaciones de valorización energética deben obtener un resultado igual o superior a 0,60.

FINALIDAD

Según la Directiva de Residuos 2008/98, en su artículo 3.15 la «valorización» es cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que el residuo sea preparado para cumplir esa función, en la instalación o en la economía en general.

En este sentido, la valorización energética de residuos tiene por finalidad generar energía sea en forma de vapor de agua, electricidad o de agua caliente, tras un proceso de combustión de los residuos. La electricidad se transporta por la red y se distribuye a los usuarios finales; el agua caliente, dependiendo de la infraestructura local, se envía a un punto cercano de distribución de la calefacción o refrigeración de la red de calor o frío) a hogares, hospitales, oficinas, universidades etc. También, el vapor de agua se utiliza por industrias de cercanías a la planta de generación en sus procesos de producción.

Además, la valorización energética, reduce el volumen de los residuos entrantes en una planta de incineración en un 90% y no necesita combustible adicional para mantener el proceso de combustión. El combustible adicional sólo se utiliza para la puesta en marcha y parada las fases.

OPERACIONES DE VALORIZACIÓN

En el Artículo 10 de la Directiva de Residuos 2008/98 se señala que los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para garantizar que todos los residuos se sometan a operaciones de valorización, de conformidad con los artículos 4 y 13 y que cuando sea necesario para cumplir lo dispuesto en el apartado 1 y para facilitar o mejorar la valorización, los residuos se recogerán por separado si resulta viable técnica, medioambiental y económicamente, y no se mezclarán con otros residuos u otros materiales con propiedades diferentes.

Sobre las operaciones de valorización, también la Directiva 2008/98, en su Anexo II, señala que se incluyen aquí las instalaciones de incineración destinadas al tratamiento de residuos sólidos urbanos sólo cuando su eficiencia energética resulte igual o superior a:

  • 0,60 tratándose de instalaciones en funcionamiento y autorizadas conforme a la legislación comunitaria aplicable desde antes del 1 de enero de 2009;
  • 0,65 tratándose de instalaciones autorizadas después del 31 de diciembre de 2008.