linkedin

Depuración de Gases

Desde la sala de control, además de la producción y exportación eléctrica, se supervisan los parámetros de emisión de gases a la atmósfera mediante unas sondas que envían su señal a los analizadores.

Las inmisiones se vigilan desde cabinas que controlan la calidad del aire en continuo (PM10, O3, NOx, SO2, COV, HCl) y por datos meteorológicos. También, se realizan muestreos periódicos en suelo, vegetación y agua (metales pesados y dioxinas y furanos) y en aire (HF, metales pesados y dioxinas y furanos).

SISTEMAS DE DEPURACIÓN

Los sistemas de depuración de humos que adoptan las plantas de valorización energética de residuos consiguen minimizar el impacto ambiental.

En la Unión Europea la mayoría de las plantas la reducción de los óxidos de nitrógeno se realiza mediante una inyección de solución amoniacal (23%). También y por exigencias de la normativa europea antes de iniciarse la incineración de los residuos, el horno-caldera debe de estar acondicionado a una temperatura superior a los 850ºC para que se destruyan las dioxinas y furanos que hayan entrado con la basura.

Posteriormente, en la torre de absorción se realiza un proceso de depuración y lavado de gases. Se neutralizan los ácidos que contienen los humos mediante la inyección de lechada de cal y se eliminan los metales pesados y las dioxinas y furanos que se hayan podido formar ex novo mediante una inyección de carbón activo micronizado que los adsorbe.

La neutralización final y limpieza de gases se realiza mediante filtros de mangas.

Algunas plantas para minimizar aún más el impacto ambiental, recirculan parte de los humos ya depurados para utilizarlo como aire secundario.

Tras este proceso, los gases depurados se recogen y analizan en continuo y se evacuan a la atmósfera por la chimenea mediante un ventilador de tiro inducido.