Sabías que

 

Los residuos son todo material resultante de un proceso de fabricación, transformación, utilización, consumo o limpieza, cuando dicho material ya no le resulta útil a su propietario. El residuo puede ser materia prima para otra persona o proceso   
                                                                                                    La recogida selectiva no es más que el proceso de separación de residuos en origen (vidrio, papel/cartón, envases ligeros, materia orgánica y fracción resto, además de otras fracciones, como electrodomésticos, informáticos, etc.), y posterior depósito de los mismos en los diferentes contenedores habilitados en las vías públicas y otros emplazamientos. De esta forma, cada residuo puede recibir un tratamiento diferenciado conforme a sus características 
La recogida “puerta a puerta” de residuos consiste en establecer un calendario semanal de recogida de residuos domésticos de manera que los ciudadanos sacan a la calle la fracción que corresponda cada día (papel, envases, vidrio, orgánico o rechazo).   
El principio comunitario de las tres erres está integrado por la Reducción (generar menos basura), la reutilización (alargar la vida útil de los productos hasta que se conviertan en residuos) y el Reciclaje (transformar en nuevos productos los procedentes de la recogida selectiva). 
La Recuperación Energética constituye la cuarta erre (tras la reducción, la reutilización y el reciclaje), que las plantas integradas en Aeversu aportan a la gestión sostenible de los residuos.   
  La Valorización energética es, conforme a la normativa vigente, el tratamiento último al que debe ser sometido un residuo que no ha podido ser evitado, ni reutilizado, ni reciclado, generando energía con el mismo.. Cuando se valoriza energéticamente una simple bolsa de basura se aprovecha el calor que producen las calderas para mover una turbina que genera 1,6 KWh, generando la energía suficiente para mantener encendidas 8 bombillas de bajo consumo durante 10 horas. 
Los fuegos artificiales que se quemaron en 15 minutos durante las celebraciones del Milenio de Londres, emitieron una cantidad equivalente de dioxinas a las que emitirá la planta de valorización energética de la capital inglesa durante 100 años.